Empiezo esta categoría con una persona que conozco desde que nací: mi hermana Maria Clara (Cacaia para los íntimos, Caia para mí). Creo que solo fue posible batir alas por el mundo porque tengo un puerto seguro. Mi familia, mis amigos, mi casa, mi ciudad… Mi hermana me ayudaba (y ayuda) en las cuestiones prácticas, con la eficiencia y organización de una secretaria: resolvía temas de documentos, me acordaba de fechas importantes y hasta hacia mi declaración de renta, entre tantas otras cosas. Además, a través del Internet, me mantenía informada de los eventos en mi familia, incluso compartiendo fotos de los momentos que perdía. Muchas gracias, mana. Sin ti todo hubiera sido mucho más difícil. Te amo!

Caia jugando a pilotar cuando me visitó en el barco
Caia jugando a pilotar cuando me visitó en el barco
Anuncios