A partir del momento en que tenía una meta, como viajar para tantos lugares, todo dinero que ganaba, pensaba en términos de esa meta. Por ejemplo: se trabajo un mes aquí, ganaré lo suficiente para tanto tiempo de viaje. Se quería comprar algo que no necesitaba realmente, calculaba: eso son 3 noches de hospedaje. Es mucho más fácil ahorrar cuando se tiene una meta calculada. Ahorrar antes y durante los viajes fue esencial para conseguir hacer todo lo que quería. Hay diversas maneras de ahorrar:

– hablar menos al teléfono o usar medios gratuitos o más baratos, como el internet (viva el skype! www.skype.com)

– comprar comida en supermercados y no ir a restaurantes

– Ir a pie algunas veces en lugar de pagar transporte público

(Sólo algunos ejemplos que me ocurrieron ahora).

Algunas personas me llamaban de coda o decían que yo me privaba demasiado. Pero yo no sentía así. Y ahorrando como regla general, podía darme un pequeño lujo de vez en cuando, sin sentirme culpable.

Anuncios