Salir de la rutina y experimentar cosas nuevas significa desafíos. Pasear por un lugar desconocido, encontrar un lugar para dormir, descifrar mapas, intentar comunicarme en lugares con una lengua extraña, pedir informaciones, “asociarme” con personas que acababa de conocer, quedarme en casa de personas que no conocía…. Tal vez a mucha gente le de pereza de conocer nuevos lugares al pensar en estos desafíos. Pero será que realmente corrí más riesgos que cualquier persona corre en su cotidiano, en su ciudad? Yo no tenía miedo de estar sola, como mucha gente me preguntó. De todos modos, para vencer los miedos, utilizaba pensamientos positivos, intuición y fe. Creo que se fue volviendo natural vencer los miedos. Era necesario, para realizar mis sueños.

Anuncios