Conocí este arquitecto mexicano en Paris, en 2001. Estábamos en el mismo hostal y empezamos a conversar en el hall de entrada, no me acuerdo como. Intercambiamos nuestros correos y comenzamos a nos corresponder. A pesar de la distancia, él se volvió uno de mis mejores amigos, debido a las diversas cosas en común: su visión de vida, la pasión por los viajes, valorización de la familia, entre otros.  El contacto con él me ayudó mucho a mejorar mi castellano. Él me ayudó a planificar mis viajes, porque ya viajó mucho. Además de ser el responsable por mi ruta en México, me quedé en la casa de sus parientes en algunas ciudades mexicanas. Durante, nuestra amistad, tanto él cuanto yo vivimos en distintos lugares del globo. A cada tantos años, coincidimos en algún lugar del mundo (México, Brasil, España, Francia).  Con su modo tranquilo y palabras sabias, es mi apoyador e incentivador constante. Más que un ángel, él es mi cómplice en la vida.

Con Poncho en Ciudad de Mexico
Con Poncho en Ciudad de Mexico
Anuncios