Con una jerarquía así, hay muchos escalones a ser subidos. Promociones son bastante comunes, debido a la gran rotación de personal y a la expansión del mercado de cruceros, con las empresas aumentando su flota. Como en el mundo “de fuera”, algunas son merecidas, por competencia y otras se deben a las relaciones extracurriculares, digamos así… En este último caso, muchas veces los nuevos “jefes” son inseguros y acaban por maltratar a los “subordinados”.

Algunos jefes ofrecen promociones para aquel o aquella que le interesa, se duerme con ellos. Es muy difícil probar un caso como este, porque es palabra contra palabra. Conocí un tripulante que se negó a prestar servicios sexuales al superior y tuve su vida a bordo transformada en un infierno hasta ser obligado a renunciar.

Anuncios