Y ya que estoy viajando…

En Estambul, Turquía, me quedé en la casa de una familia turca. Al salir para seguir viaje, cuando crucé la puerta, la madre tiró un poco de agua al suelo. Con este gesto, deseaba que viajara como el agua, que pasa bien por cualquier lugar.

Anuncios