Un argentino una vez me dijo que, en Italia, para una mujer conocer un italiano basta con quedarse parada en un lugar público que ellos llegan para conversar. Lo comprobé. Es increíble. Siempre que estaba sola, o mismo con una amiga, ellos llegaban para conversar. Llegan saludando, verificando en cual lengua se puede comunicar y preguntando: de donde eres, te gusta aquí, cuanto tiempo te quedarás, quiere que te enseñe la ciudad, vamos a tomar un café.

Una vez dos italianos en Florencia, empezaran a charlar con mi amiga Flávia y yo. Conversamos un poco y cuando dijimos que éramos brasileñas, querían llevarnos para tomar un café. Dijimos que no, nos despedimos, pero ellos insistieran y empezaron a seguirnos. Amenazamos con llamar la policía y ellos pararon. A mí siempre me gusta conocer personas locales y conversar con ellas. Pero aprendí a tomar cuidado con los italianos y a no más decirles que soy brasileña…

San Geminiano, Italia
San Geminiano, Italia
San Geminiano, en Toscana
San Geminiano, en Toscana
En San Geminiano ¿No parece escena de una peli italiana?
En San Geminiano ¿No parece escena de una peli italiana?
Anuncios