Me dijeron que los indígenas dicen que, cuando hacemos un viaje, el alma tarda 7 días en llegar. Creo que mi alma es bien más lenta porque, meses después de haber vuelto, sólo la semana pasada tuve la sensación de estar real y enteramente aquí. Viva!

Anuncios