Llevo dos noches con dificultades para dormir, por causa de las bocinas y gritos en la madrugada. Explico: miércoles, el Cruzeiro, equipo de fútbol de mi ciudad, perdió un partido y sus rivales, los atleticanos, celebran. Ayer el Atlético venció un partido y la felicidad de sus hinchas (apoyadores) fue doble. La celebración también. No apoyo ningún equipo, pero no entra en mi cabeza cómo las personas se creen en el derecho de incomodar a la gente en horarios en que la mayoría está dormida.  Lo comente con Xará, una amiga cuya hermana vive en la frontera con Suiza, sobre la falta de sentido de colectividad de la gente aquí, ella contó que en la organizadísima Suiza (verifiquen el post estorias de Suiza), ellos organizan hasta las celebraciones. Antes mismo del partido, ya está prevista la celebración: 18 coches acceden a la plaza principal y tocan las bocinas por algunos minutos, luego entran 18 más y así sucesivamente hasta determinado horario. Es súper raro para nosotros, pero ellos dicen que así respectan tanto quien quiere celebrar cuanto quien quiere tranquilidad… ¿Ustedes qué creen, se puede legar a un medio término?

Anuncios