Empiezo a postar unos de mis casos preferidos de viaje. También fue como conocí tres ángeles (literalmente “de la guardia”). Como la historia es muy larga, voy a dividirla en algunos posts.

Parte I: “El primer mosquetero” o “camino a Trujillo”

Conocía Perú de sur a norte. La ciudad más al norte pretendida era Trujillo, no tan turística, pero que posee unas ruinas de arena, las cuales tenía curiosidad en conocer. Siempre que encontraba otros viajantes, echaba un vistazo a sus guías turísticos para ver otras informaciones más allá de la mía. Leí entonces que en Trujillo, no era bueno mujer salir sola por la noche. Pensaba ser una exageración de las guías europeas y de los Estados Unidos, pero de todos modos pedí a Dios un angelito en aquella ciudad.

En la ciudad anterior, Huaraz, tomé un tour para ver unas ruinas. El guía hablaba en castellano. Una mujer que también estaba sola me pedió para sacar fotos suyas. Ella posaba tanto que el grupo acabó yendo para otro lugar y el guía empezó a dar explicaciones allá. Corrí y me junté al grupito de turistas y escuché que el guía decía algo de música. Justo sobre ese tema no podía perder la explicación y pregunté a la persona que estaba delante de mí qué había dicho el guía sobre música. El hombre, rubio con los ojos de un azul profundo, se volvió y me dijo en inglés: no lo sé, no entiendo muy bien español. Era el alemán Frank, el primer mosquetero.

Él me contó que no había guía en inglés aquel día y fue aún así, para al menos ver las ruinas. Me quedé con pena y comencé a traducir para el inglés la habla del guía.

En el bus de vuelta, comenzamos a charlar y él me dijo que iba a Trujillo aquella noche. Dije que iría la noche siguiente, porque aún había más un tour para hacer en Huaraz. Pero quedamos que él me enviaría un correo con el nombre del hostal en que se quedaría.

Volviendo al hostal donde estaba, pregunté a la dueña se recomendaba algún lugar para quedarme en Trujillo. Ella me dijo: Hostal de la Clara.

Me gustó el nombre (por que será?) y cuando miré mis correos el día siguiente, Frank me escribió: estoy en el Hostal de la Clara.

Como sigo las señales, llegué en Trujillo y fui al tal Hostal de la Clara. Pero llegando allá….

Ruina de arena en Trujillo, Perú- photo by Chris Garner
Ruina con pintura restaurada en Trujillo, Perú- photo by Chris Garner
Anuncios