Cuando los comentarios son buenos, vale la pena publicarlos.

Aquí siguen comentarios de la versión en portugués del blog, sobre el post: De como casi morí en  Holanda.

El primero es de mi amiga brasileña Luciara, día 5/7:

“Hola Clarinha,

No conocía esta historia… tengo una parecida, pero, en realidad fui yo quien casi mató uno en Amsterdan… Explico: iba yo en mi bici alquilada, feliz como la propia turista se sintiendo una holandesa como dijiste… Corría por todos los lados, sin miedo porque allá la preferencia é siempre de los ciclistas no? De repente el semáforo se ha puesto rojo y lo de los peatones verde. Yo era la primera de la fila, pensé rápidamente, sigo (con el flujo y respectando la ley natural de la preferencia allí) o paro, porque había un peatón esperando el semáforo abrir? Frené al mismo tiempo en que él daba el primer paso. Una ciclista que venia detrás de mí simplemente se chocó conmigo, cayó feo, podría haberse herido mucho. Yo sentime súper culpable.  Un holandés comenzó a maldecir el peatón (turista norte-americano…) diciendo que no debería haber intentado cruzar, que había bicis viniendo…. El turista sin gracia, decía que él se había fijado en el semáforo de peatones, el hombrecito se había vuelto verde, y se fue, era un ciudadano civilizado que respectaba las reglas… pero la cosa es que las reglas son otras… nunca fueron y nunca serán universales, nosotros es que tenemos que observar el contexto donde estamos e intentar respectarlas con flexibilidad para no ser un cuerpo extraño… Bueno, la chica se levantó y se fue sin pelear, siguiendo su vida…”

A partir del post e de este comentario, mi amiga holandesa Clara (para ver post sobre ella clique aquí), contestó (y me encanta saber la perspectiva de los nativos de un comentário sobre sus culturas). Comentario del 8/7:

“Hola Clarinha,

Intenté leer el comentario que tu amiga escribió aquí sobre ir en bici en mi ciudad loca. Es verdad, tengo el sentimiento de defender Amsterdam.

Lo que puedo decir: vivo en Amsterdan hace más de 12 años (aaah!!! el tiempo corre tan rápido como nuestra maquina naranja…!!), siempre voy en bici a todos lugares, y nada me ha pasado nunca.

Ok, a veces es un poco difícil no matar a algunos turistas. Ellos son el verdadero problema de nuestro tráfico. Están “altos” de la marihuana y borrachos y por eso no ven o escuchan a nada o nadie, no entienden que los caminos rojos son para las ciclistas, y no entienden las reglas de tráfico (si! existen!!).

Ok, entiendo bien que nuestro sistema de transito es un poco difícil para turistas y es verdad que los usuarios de la carretera son un poco agresivos.

Lo que quiero decir: no solo es culpa de mi cuidad loca con su tráfico anarquista, lo que pasó a ustedes Brasileñas…

Chao chica! Te deseo todo bien en tu vida y no más accidentes de casi muerte.”

Anuncios