Bob fue mi profesor de inglés durante varios años, durante mi adolescencia. Además, trabajamos juntos en piezas en inglés, teníamos conversaciones filosóficas y lo consideraba un buen amigo. En aquella época no era común tener correo electrónico, así que perdemos el contacto hace más de 10 años.

Una de mis actividades profesionales actual es profesora de inglés en una facultad. La semana pasada fui a una Conferencia de Cambridge, nuestra editora, con tema: los profesores de idiomas pueden hacer la diferencia. Ese mismo día por la mañana me acordé de Bob por la influencia que tuvo en mi vida. ¿Al llegar a la Conferencia quien encuentro? Él mismo! Fui tan bueno reverlo!!!! Hablamos mucho y yo compartí con él toda la diferencia que había hecho en mi vida.

Él me enseñó, entre otras cosas, que el aprendizaje está en el corazón, se da a través de las emociones. Su lema es: enseñar para el corazón, no al cerebro. Sus diferentes métodos de hacernos sentir ira, alegría, placer, malestar, diversas emociones durante la clase, contribuyó sin duda para mi fluidez en inglés. Y innumerables cosas que conseguí en mi vida se debieron en gran parte por el dominio de este idioma.

Además, desde que comencé a dar clases (el 2006 en Barcelona) uso de algunos de sus métodos y creo que han tenido un impacto en el aprendizaje de los estudiantes. En la actualidad muchas teorías e incluso la neurociencia confirman la importancia de las emociones en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En esta Conferencia, el experto enseñó algunos datos interesantes:

1) Entre las bases biológicas para la supervivencia humana durante miles de años, la primera es: el humor! *

2) Un niño, ser en constante aprendizaje, se ríe en promedio 400 veces al día.  Un adulto, 15.

Esto recaudó hasta en mi vida personal. Esta es mi filosofía de vida: “a sonreír voy llevando la vida”, como dice una canción brasileña.

Con humor y alegría, porque… todo pasa, ¿verdad? Yo no puede controlar lo que ocurre en la vida, pero sí como afrontar/reaccionar sobre los eventos… No es fácil, pero si apartamos de la mente algo que no nos gusta, disminuimos su importancia. No voy a dar el poder a nada ni nadie de controlar mi estado de ánimo!

El cliché-refrán: la risa es la mejor medicina, tiene su razón…

* De acuerdo a esta investigación, las razones para la supervivencia humana son, en orden: 1) el humor 2) la novedad 3) los lazos sociales 4) la selección de los alimentos 5) la selección de compañeros para la vida

Anuncios