En términos generales, no esperaba mucho de Canadá. Tal vez por eso me haya sorprendido con la belleza de las ciudades y hasta con el pueblo canadiense.

– En Toronto, si cruzas una calle equivocadamente, o sea, fuera de lugar o con el semáforo rojo, corres el riesgo de un policía pararte y darte una multa de 50 dólares.

– Los canadienses me parecieron muy simpáticos, bien abiertos.

– En Montreal, como en várias ciudades del mundo, las bicicletas son transporte público: hay estaciones en las que tomas una bici y la puedes devolver en otra estación. Claro que en el  invierno no se usa este sistema de transporte. Entonces, en una de las estaciones, conectaron las bicis paradas con la iluminación de Navidad: cada 30 minutos pedaleados son 15 de iluminación. Interesante y ecológico!

– Sobre el bilingüismo: al chegar a Montreal (en la provincia de Quebec) vimos que todo estaba escrito solo en francés. ¿Pero este país es bilíngüe o no? Después supimos que cada província elige si es inglesa, francesa o bilíngüe. Quebec escogió ser solo francesa. Allí, hay escuelas francesas e inglesas. Pero solo puedes poner tu hijo en una escuela inglesa, si has estudiado en una. Si no, es obligatório ponerlo en las francesas. En estas, hay clases en inglés, pero cada una elige en qué percentaje: 25% o 50%…
En las facultades, los profesores tienen que aceptar trabajos escritos tanto en francés cuanto en inglés. En Montreal, conocí algunos canadienses de Toronto (ellos existen!) que se resienten de no saber francés y que se sentían analfabetos dentro de su próprio país. Raro, ¿no?

Dos cosas que me dejaron especialmente feliz:

1)     Sólo hablé francés en la província de Quebec y pude ver que mi fluencia en este idioma es bien mejor que yo esperaba: conseguí entender y hablar sin muchos problemas o sin meter muchas palabras en inglés.

2)     No solo no congelé, como sentí menos frío que esperaba. Casi no puse los guantes (molestan abrir los mapas y guías) o la gorra. Llegamos a tener sensación térmica de -25C! En verdade, después de 5 grados negativos, no sentí diferencia, es todo mucho frío y ya. Es una gran evolución para la mujer que casi lloró de frío al salir del baño cuando llegó a España, bajo un friito de solo 7 grados positivos! La nieve sólo me molestó al volver: el vuelo fue cancelado en New York, devido a la tempestad de nieve (detalle: al llegar a  Brasil el aeropuerto de mi ciudad estaba cerrado por causa de la lluvia! Tuve que esperar toda uma mañana en SP para llegar a mi casa).

Detalles de Canada: calle en Toronto, color en esta ciudad gris y pintura en casa en Ville de Quebec

Anuncios