El mes pasado, durante el Carnaval, tuve una semana sin trabajo y fui para el interior de Santa Catarina, el segundo estado más al sur de Brasil. Me quedé en Itajaí, en la casa de mi amiga Dani y su novio, Alexander.

Conocí nuevos lugares, lo que me gusta mucho.

Lo más interesante fue rever como mi país es rico y diversificado.

Para comenzar, la gente allá es muy diferente de la gente de mi región. Eso porque en la época de la inmigración europea, inicio del siglo XX, alemanes e italianos preferían ir para allá por causa del clima templado, como en Europa. La densidad de ojos verdes es más grande que en algunos países europeos.

También hay el acento. Sólo tuve tanta dificultad para entender mi lengua materna, el portugués, en Portugal, pero allá es otro país! J

Lo bueno fue el tanto de argentinos. En el parque Beto Carreiro, había más argentino que brasileño. Además de hacer bien para los ojos, practiqué mi castellano y me preguntaron: sos uruguaya?

Señal que mi castellano no está tan mal…

Conocí diversas ciudades en la región. Aquí tienen algunas fotos y semana que viene sigo el tema.

Camboriú es un balneario famoso, el agua azul contrastando con el verde de las montañas, que invaden el mar.

Mar y montaña en Itajai
Una caminata y la vista desde arriba

Blumenau es una mini Alemania, con construcciones típicas y gente hablando alemán. Allí ocurre la versión brasileña de la Oktoberfest.

Blumenau. Sí, es Brasil y no Alemania.
La pareja amiga Dani y Alexander, con Itajaí al fondo
Anuncios