Turquía fue el país de cultura más diferente a la nuestra en que estuve.

Algo curioso y interesante es que su capital Estambul (o Constantinopla? Sepa porque en este post)  es la única ciudad del mundo que se sitúa en dos continentes. En el medio de la ciudad pasa un río, que en verdad es el mar Bósforo, uniendo el mar Negro al mar de Mármara. Entonces del lado oeste es Europa y del lado este es Asia! Claro que la gente de allá dice que son “el puente entre dos mundos”.

Dos cosas me recordaban constantemente que estaba en un país cuya gran mayoría de la población  es da religión musulmana:
1) las inúmeras mezquitas. Enormes y lindas, con sus minaretes (torres características) llenando el horizonte de la ciudad.
2) 5 veces al día, donde sea que esté, se escucha las oraciones diarias, cantadas por toda la ciudad.  Es emocionante. También se puede ver las personas haciendo las oraciones en el medio de la calle, curvándose en sus tapices.

Además,  es interesante ver los hombres se saludan con besitos en la cara y andan dados de manos…

Se te gustó este post, lea también: tradición turca

Un video hecho dentro de una mezquita a la hora de una oración.

Anuncios