En la Noche Vieja de 2011 para 2012, 250 mil personas fueron ver los fuegos de artificio en una de las tarjetas postales de Londres: la noria gigante London Eye. Yo era una de ellas.

Como el show es hecho a las márgenes del río Tamisa, que hace curva dentro de la ciudad, los puntos de visibilidad no se restringen a las  calles cerca. Varios puentes también posibilitan ver los fuegos.

La organización es increíble. Cierran las calles principales para los coches. Hay muchos policías que incluso te enseñan en un mapa los puntos de visibilidad. Ellos también gritan: “para ver los fuegos por aquí”

A la medida que las calles se llenan de gente, ellos cierran y las personas tienen que entrar en la próxima disponible.  Lo bueno es que no es tan lleno que la gente pisa en tus pies.

Llegué faltando 15 minutos para medianoche, conseguí un buen lugar para ver y no había nadie pegado a mí (como pueden ver en el video).

Media noche en punto: el Big Ben comienza a dar las campanadas, los fuegos empiezan. Este año tocaron la canción de las Olimpiadas (en el video la pueden escuchar). Pronto todos cantan una canción tradicional en este día: Auld Lang Syne.

Por algún milagro fue el fin de año más cálido de todos los tiempos (5 grados Celsius positivos!) y no llovía! Perfecto.

Una nota patriota: los fuegos que ya vi en Brasil son muchos mejores: más creativos los dibujos en el aire. Y el humo no tapa los fuegos.

Anuncios