En diversas ciudades de Europa, la bicicleta es medio de transporte público. Barcelona, Paris, Londres, entre varias otras, además de contar con ciclovias por toda parte, tienen la posibilidad de alquiler.

En general (puede varias en cada ciudad) funciona así: existen varias estaciones por la ciudad. Ellas sonido automatizadas, metes una tarjeta (o dinero), pide una bici pelo número y ella es liberada. Tomas la bici en una estación y tienes hasta media hora para dejar en otra. Si aún no has llegad, es solo tomar una en la misma  estación  otra bici y seguir viaje.

Cada ciudad tiene un sistema de cobro. En Barcelona pagas una anualidad y usa libremente. En Paris puedes pagar una vez sola o tener un pase (de un día, una semana, un mes…)

Las bicicletas tienen incluso canastitas para meter bolsos, sacos.

Es barato, saludable y más sustentable.

El sistema fue implantado en Barcelona cuando yo me iba. Después de mi casi muerte en Amsterdan por andar en bici (para leer esta historia, clique aquí), no había más andado en una.

En julio de 2011, diez años después el incidente, visitando mi amiga Simone, ella me convenció a andar en bici. Confieso que temblaba mucho, pero ella dijo: es solo me seguir!

Nada como vencer un trauma andando a las márgenes del Sena, pasando a lo lado del Louvre y aprovechando las bellezas de París…

Para saber más, algunas páginas oficiales:

http://www.tfl.gov.uk/roadusers/cycling/14808.aspx- Londres

www.bicing.cat- Barcelona

http://www.velib.paris.fr/ – Paris

Cruzando el Pont Neuf en bici
Simone delantes del Louvre
Anuncios