Para conseguir hacer lo que hice, fue fundamental el apoyo y la ayuda de un montón de gente. ¿Cómo llegué a esas personas? Bueno, antes de salir para mis aventuras “publicité”, o sea, hice público lo que iba a hacer. Antes de mis viajes decía para todo el mundo que encontraba: me voy a tales lugares ¿conoces a alguien allí, tienes alguna pista? Envié un correo para mis contactos con las mismas preguntas. Los/as amigo/as valen oro. Conseguí quedarme en varias casas de personas locales porque algún amigo/a conocía alguien que conocía alguien…

Sentí que las personas se movilizaran en lo que podían para ayudarme con mis sueños. Estas cosas los hicieron tener un gustito a más. Las amistades son una de las cosas por la cual la vida vale la pena. Gracias!

Anuncios